El rey del cine indie graba en la ciudad del Renacimiento

Viernes, 22 de mayo de 2020


Ártico, después de Amateurs e Iceberg, cerró una etapa en la obra de Gabriel Velázquez sobre uno de los grandes dilemas de la vida: “Familia versus soledad”.

En esta ocasión los protagonistas son dos jóvenes “quinquis” de 20 años que cada día salen a la calle para buscarse la vida con lo que les salga. Pero además de sus cotidianos robos y trapicheos, algo les revuelve en su interior. Cada uno desea lo que no tiene. Simón quiere ser libre. Está harto de vivir rodeado de su gran familia de feriantes, incluyendo a su mujer y a su hijo. Jota no quiere seguir estando solo y lo único que desea es hacer su nido y tener su propia familia, por encima de lo que sea. Mientras tanto, cada día que se juntan, se sienten unos “Robin Hood” y piensan que no tienen nada que perder. 

Esta película partió de la admiración del director por el cine “quinqui” de los años ochenta, cuando en España empezó a trascender la delincuencia juvenil y se convirtió en un gran problema social, además de crear un estilo cinematográfico. Es un homenaje a las películas de Carlos Saura, Eloy de la Iglesia o Juan Antonio de la Loma, entre otros. Y por supuesto, a Pirri su personaje favorito.

No obstante Ártico contrasta formalmente con esas películas que tanto “enganchaban”. Está construida muy artesanalmente a base de belleza y de sencillez narrativa, con un sello muy personal. En algunos momentos parece un “bodegón de cine negro”. 

Los protagonistas son chavales de la calle, cuya vida apenas difiere de la ficción. Tan solo son ellos mismos moviéndose entre los arrabales y el campo, en las afueras de una pequeña ciudad. 

Además, esta película es una ofrenda a las raíces del director; Salamanca. Ahí van sus paisajes, sus personajes y su música; desde la más punk hasta la más ancestral. 

Ártico llegó a estar seleccionada en la sección oficial de la Berlinale donde llegó a competir por  el “Oso de cristal” en la sección Generation, especializada en la juventud. La presencia de Ártico en Berlín fue un gran impulso para la distribución internacional de la película.

La película fue producida por Gabriel Velázquez y contó con la financiación de la Junta de Castilla y León, Ayuntamiento de Salamanca (Salamanca Film Commission), Diputación de Salamanca y Caja España-Duero.

Pulsa aquí para acceder a la página web oficial de la película.






Visitanos en:

Plaza Mayor 19, piso 3º (Casa de Postas)
37002. Salamanca - España
Encuentranos en Google Maps
Contacta con nosotros:

tlf. (+34) 923 272 408
fax. (+34) 923 272 407
sfc@salamancafilmcommission.com
Síguenos: